Do’s y dont’s en el embarazo.

¡Estar embarazada es una condición única! Es disfrutar del desarrollo de un ser humano dentro de cada una y, a la vez, hacer ajustes en nuestra vida cotidiana para brindarle lo mejor al bebé que viene en camino.

Revisa esta guía con las recomendaciones básicas sobre lo que es recomendable hacer y qué cosas debes evitar al máximo.

DO´S:

Alista la cita con el dentista.

Desde antes de que te embaraces te sugerimos hacer una revisión dental previa para detectar cualquier circunstancia que se presente. A partir del segundo mes de embarazo vas a segregar una serie de hormonas (estrógenos y progestágenos) que cambian la condición de la encía y es posible que aumente la inflamación y sangrado, la cual es denominada gingivitis gestacional y se presenta en dos de cada tres mujeres, según la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración y Embarazo. Una limpieza dental ayudará a estar preparada.

Equilibra tu alimentación.

¡No comas por dos! Cuando estás embarazada tu cuerpo requiere unas 340 a 450 calorías adicionales por día – y eso es en la etapa más avanzada del embarazo-. De acuerdo con la Clínica Mayo, de Estados Unidos, la base de una alimentación saludable en el embarazo es consumir más frutas, verduras, cereales integrales, proteínas magras y grasas saludables.

Toma un multivitamínico a diario.

Tu cuerpo alojará una nueva vida y compartirás los nutrientes esenciales. Lo que es muy importante proveer es ácido fólico, que reduce el riesgo de defectos en el tubo neural y la espina bífida; hierro, que es muy importante para el desarrollo del cerebro del bebé; calcio, que durante el embarazo reduce el riesgo de preeclamsia; y la vitamina D, que ayuda al calcio a formar los huesos y dientes del bebé. Es difícil obtener esta cantidad solo de los alimentos, por lo que es importante tomar multivitamínicos a diario. Te recomiendo consultar a tu médico y preguntar por Elevit®

Comienza tus ejercicios de piso pélvico.

Los ejercicios de piso pélvico mantienen el tono muscular y favorecen la recuperación durante el embarazo y parto. Integra algunos en tu rutina diaria pues también impulsarán el fortalecimiento de la vejiga.

 DONT´S

Fumar.

Diversos estudios revelan que las madres fumadoras tienen más riesgo de aborto, de hemorragia vaginal, de parto prematuro y de embarazo ectópico. Incluso, los bebés nacen con bajo peso y tienen un riesgo mayor de padecer el Síndrome de la Muerte Súbita del Lactante (SMSL). Lo ideal es que no consumas tabaco y te alejes de zonas con personas fumando.

Hacerte radiografías (rayos x).

A pesar de que varios estudios indican que para afectar al feto la radiación tendría que ser muy alta o directamente sobre el útero, te recomendamos sólo realizar las que te indique tu médico y que sean estrictamente necesarias.

Tomar saunas.

Aunque es un método muy recurrido para relajar los músculos, cuando estás embarazada son contraproducentes porque genera vasodilatación.

Hacer dieta.

Si ya estás embarazada, ni siquiera pienses en bajar de peso ya que podrías afectar el desarrollo cerebral del bebé, además de que recibiría malos nutrientes.

es un multivitamínico que contiene vitaminas y minerales para ayudar a satisfacer el incremento de tus necesidades nutricionales, te dejo más información aquí: https://www.facebook.com/ElevitMx