¿Por qué se agrietan los pezones?

Cuando llega el bebé hay diferentes rutinas que hay que adoptar y aprender, una de ellas es la lactancia materna y lo que implica. Antes de seguir queremos aclararte que la lactancia no provoca dolor.

Luego de la primera semana de lactancia es normal estar sensible de los senos, sin embargo, este dolor es tenue y no causa daño alguno.

Las grietas en los pezones son heridas, cortes muy finos que en algunos casos no se ven, pero que ocasionan mucho dolor cuando el bebé empieza a mamar.

Si tienes un dolor intenso y daño en la piel es porque algo no estás haciendo bien:

    1. Tienes una mala posición al amamantar a tu bebé.
    2. Lavas los pechos con agua y jabón antes o después de dar pecho.
    3. No lubricas tu pezón.
    4. Permites que el bebé no agarre el pecho por completo.

Las siguientes recomendaciones te harán sentir mejor si ya tienes el pecho agrietado:

    • No amamantes por un tiempo a tu bebé.
    • Extrae la leche manualmente del pecho lastimado para evitar la congestión y dásela a tu bebé.
    • Lubrica tu pezón con alguna pomada libre de conservadores y expón tu pecho al aire libre por algunos minutos con el fin de que se absorba.

La prevención es lo primero

    • Encuentra la postura perfecta: hay diferentes posiciones de lactancia, pruébalas y define cuál es la que se acomoda a tu bebé y a ti.
    • Logra que tu bebé tenga un agarre perfecto: los labios de tu bebé deben colocarse en el seno en un ángulo de 140 grados; la aureola completa deberá estar en la boca del bebé y los labios enrollados hacia afuera.
    • Usa una pomada que regenere la piel y la proteja.

reconstituye y regenera la piel, además de que previene la piel rozada y su irritación; no contiene colorantes, perfumes o conservadores. Consulta a tu médico si persisten las molestias.

Si quieres conocer un poco más visita: https://www.facebook.com/BepanthenBabyMx