Radiografía del pañal y el cuidado de la piel en la zona

¿Sabías que el primer pañal fue fabricado en 1940 en Estados Unidos? Se trataba de una tela rectangular gruesa de algodón que se doblaba. Después, en Suecia, se diseñaron los pañales desechables con hoja de celulosa, para posteriormente integrar la cubierta de plástico con el fin de evitar la salida de líquidos.

Así fue evolucionando hasta llegar a los que conocemos en la actualidad. Sin embargo, es importante que conozcas cómo están diseñados para evitar errores, como apretar demasiado:

ESTA IMAGEN DEBE IR ILUSTRADA (ES REFERENCIA)

  1. Composición del pañal: Es la parte que cubre la piel de tu bebé.
  2. Gel absorbente: comprime la orina para no dejar salir los líquidos.
  3. Son elásticos que se adaptan a las piernas de tu bebé y permiten la movilidad.
  4. Frente del pañal que cubre la pancita de tu bebé.
  5. Composición interna del pañal que está en contacto con la piel de tu bebé.
  6. Bandas de distribución de líquidos que facilita que se absorban en el pañal.
  7. Conductos que impiden que se desborde el líquido.
  8. Cintas para ajustar el pañal.

Ahora que conoces las partes del pañal es importante que evites lo siguiente:

  • Apretar demasiado el pañal: esto hace que el bebé no se sienta cómodo y evita su movilidad.
  • Compra talla más grande ‘para que le dure’: Esto es de lo peor que podrías hacer porque tu bebé no sentirá la confianza de tener movilidad con un pañal enorme. Siempre compra de acuerdo a su talla.
  • Usar las tallas pequeñas ‘hasta que se acaben los pañales’: Si te sobraron pañales de alguna etapa ya no podrás usarlos con tu bebé, lo que provocarás es el roce de la piel en con los elásticos y evitará la movilidad.

 

Te dejamos algunas buenas prácticas para el uso del pañal:

  • Asegúrate que el frente del pañal esté centrado entre las piernas y que hayas jalado la parte posterior al mismo nivel de la parte de enfrente.
  • Ubica el pañal al nivel del ombligo.
  • Usa una pomada que protege y regenera la piel en cada cambio.
  • No esperes a que se junten las evacuaciones de tu bebé, eso provocaría una dermatitis de pañal.
  • Si te es posible, deja que la piel se ventile por lapsos.
  • Verifica que las lengüetas estén aseguradas uniformemente al frente, no dejes espacios alrededor de la cadera.
  • Checa que el contorno alrededor de las piernas no esté metido en los bordes elásticos del pañal.

Recuerda que la pomada reconstituye y regenera la piel, además de que previene la piel rozada y su irritación; no contiene colorantes, perfumes o conservadores.

Fuentes:

Asociación Americana de Pediatría

Clínica Mayo, EU